viernes, 6 de enero de 2012

Perséfone o las semillas de la granada.

                                        PERSÉFONE Y LAS SEMILLAS DE LA GRANADA.

En aquellos primeros tiempos, la tierra permanecía cálida y soleada. La diosa Deméter se ocupaba del campo como si fuera un jardín: sembraba, regaba y animaba a los árboles para que diesen primero hojas y después flores y frutos. Su hija Perséfone recogía flores mientras su madre trabajaba.
Un día, Hades, el dios de los infiernos, se asomó a la superficie y vio a Perséfone recogiendo flores en su bosque de Sicilia.

Hades: Esa es la esposa que yo quiero.

Subió a su carro y, al galope, agarró a Perséfone por su larga cabellera y se la llevó a su reino de tinieblas. Deméter salió a buscar a su hija. Los árboles y el río le contaron lo que había pasado. Entonces Deméter se olvidó de su trabajo y así que las flores se marchitaron, los árboles perdieron sus hojas y los cultivos dejaron de crecer.

Deméter: ¡Zeus, dios Zeus, ayúdame! ¡Hades ha raptado a mi hija! ¡Haz que me la devuelva!
Zeus: ¿Dices que se ha llevado a tu hija a la fuerza? ¡Vaya, Hades no debería haber hecho eso!
Deméter: ¡Oh, Zeus! Si mi hija no vuelve, ¿cómo voy a poder seguir llenando la tierra con flores y frutos? Lo hago porque soy feliz, sin Perséfone, no tendré felicidad.  ¡Me da igual que la tierra se seque y muera!

A Zeus le dio un escalofrío sólo de pensar en ello.

Zeus: No depende de mí. Existen unas reglas. Si Perséfone ha probado la comida del reino de los muertos no podrá regresar. Ésa es la regla.

Bajo tierra, Hades intentaba que Perséfone comiera…:

Perséfone: Antes que probar tu comida, prefiero morir.

Lloraba Perséfone aunque tenía mucha hambre.
Hades le puso en la mano doce semillas de una granada y Perséfone sin pensarlo se llevó las semillas a la boca… y comió seis de las doce semillas.
Cuando Zeus se enteró de lo ocurrido pensó durante un largo rato y sentenció:
Zeus: Puesto que Perséfone se ha comido seis de las doce semillas que viva seis meses de cada año en el reino de los muertos  y seis meses con su madre sobre la tierra.
Y por este motivo en primavera y verano las plantas florecen y los árboles lucen sus hojas verdes, sus flores y sus frutos. Pero en otoño Perséfone viaja al reino de los muertos y Deméter sobre la tierra añora a su hija. Los árboles pierden las hojas y las flores se marchitan y todos esperan con ilusión el regreso de Perséfone en primavera.

El audio de este mito lo tienes aquí.
Todos los audios y textos de esta categoría reunidos en un wiki, aquí.

1 comentario:

Cielo de Palabrazzz dijo...

acabo de descubrir su blog y es de lo más completo que he visto en tema de cuentos.Muchas gracias por ofrecerlo generosamente, sobretodo por este mito tan bello que describe lo que sufre una madre a quien le falta su hija.Volveré por aquí!